"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

viernes, 15 de enero de 2016

Resumen: Cáncer de pulmón de células no pequeñas

Aunque el tabaquismo es la principal causda de las muerte en México dentro de las neoplasias, también guarda relación con otros factores de riesgo como: asbesto, radón, exposición a biomasa, contaminación, fibrosis pulmonar e infecciones como el VIH y la tuberculosis.


Ante la sospecha clínica y por imagen (radiografía de tórax inicial, seguida de una TAC), se debe realizar una biopsia para poder obtener tejido de la lesión sospechosa, analizarlo, y así poder establecer el diagnóstico de Cáncer de Pulmón.

Existen dos grupos principales: cáncer de pulmón de células no pequeñas (CPCNP) y cáncer de pulmón de células pequeñas (CPCP).

Una vez establecido el diagnóstico es importante conocer que tan avanzado se encuentra el tumor, ya que puede hacer metástasis al pulmón contralateral, hueso, hígado, glánculas suprarrenales y cerebro, principalmente.

Al proceso de solicitud de estudios de imagenología se le conoce como etapificación o estadiaje, y permite conocer el pronóstico y cuál será la mejor conducta terapéutica.

Según información obtenida, la AJCC en su séptima edición clasifica al Cáncer de Púlmón en las siguientes etapas:

  • Etapa I: Tumores menores de 5 cm, que no han hecho metástasis a ganglios.

  • Etapa II: Pacientes con tumores de mayor tamaño y que pueden tener afectados ganglios linfáticos bronquiales e hiliares.

  • Etapa III: Existe afección a ganglios mediastinales.

  • Etapa IV: Es la enfermedad más avanzada y se caracteriza por la presencia de metástasis a distancia.

  • Con base en diversos estudios se ha visto que aquellos pacientes con enfermedad avanzada que presentan una de estas alteraciones moleculares se pueden ver beneficiados con medicamentos conocidos como inhibidores de tirosina cinasa.

    Recientemente la inmunoterapia utilizando anticuerpos monoclonales contra checkpoints inmunológicos inhibitorios (vía PD-1/PD-L!), ha mostrado tener un rol importante en el tratamiento de pacientes con CP previamente tratados, aunque se siguen realizando diversos estudios que determinarán su papel.

    BIBLIOGRAFÍA

    • CÁNCER DE PÚLMÓN DE CÉLULAS NO PEQUEÑAS. Dr. Jorge Arturo Alatorre Alexander. Prescripción Médica. Núm 458. Diciembre 2015. Pág. 8-10.

    No hay comentarios.: