"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Resumen: Trastorno de ansiedad generalizada

El trastorno de ansiedad generalizada (TAG) se caracteriza por una fuente generadora de ansiedad que no está identificada, fue hasta los 80's que se incluyó en el DSM-III como una entidad diagnóstica.

La característica del TAG es la preocupación, lo que les causa gran sufrimiento, no son racionales, de hecho los argumentos no tienen cabida ya que ellos sabes que su reacción es exagerada pero no pueden controlarla.

Las personas que presentan un mayor riesgo de desarrollar ansiedad generalizada son las que tienen alguno o varios de los siguientes factores:

  • Insomnio o fatiga crónica.
  • Antecedentes heredofamiliares de ansiedad o algún trastorno psiquiátrico.
  • Inhibición conductual, se refiere a la tendencia temperamental de reaccionar con inhibición ante situaciones novedosas o amenazantes, tales como la timidez o el evitar situaciones novedosas.
  • Antecedentes de haber padecido dura te la adolescencia o niñez intranquilidad y preocupaciones constantes.
  • Antecedentes de vivir o haber vivido bajo estresores (laborales, económicos, sociales, etcétera).
  • Antecedentes de vivir o haber padecido eventos traumáticos o abuso (sexual, marital, familiar, verbal, físico, etcétera).
  • Sexo femenino.
  • Diagnóstico psiquiátrico (particularmente depresión).
  • Algún tipo de adicción.

Como en la mayoría de los trastornos psiquiátricos no existe una causa identificable para la ansiedad patológica, lo que se sabe es que hay factores genéticos, biológicos, ambientales y psicológicos involucrados en su desarrollo.

Para diagnosticarlo se deben tomar en cuenta los siguientes síntomas: ansiedad y preocupación excesivas durante más de 6 meses, las cuales no se pueden controlar. Además se manifiesta inquietud o impaciencia, alto grado de fatiga, dificultad para concentrarse o tener la mente en blanco, irritabilidad, tensión muscular y alteraciones del sueño.

Los síntomas deben provocar malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o en alguna otra área importante.

El diagnóstico es puramente clínico y se realiza mediante la entrevista y observación, puede ser apoyado por test clinimétricos como el inventario de ansiedad de Beck y el SCL-90. Sin embargo, debe descartarse etiología orgánica, por lo que se recomienda realizar estudios iniciales de laboratorio como biometría hemática completa, glucosa en ayunas, perfil de lípidos, electrolitos, enzimas hepáticas, creatinina sérica, EGO, hormonas tiroideas y ECG.

Prácticamente 80% de los pacientes que presentan algún trastorno de ansiedad no reciben tratamiento.

Para el tratamiento de los trastornos de ansiedad, el médico debe elaborar el plan terapéutico basado en la severidad diagnóstica (leve, moderado, severo), determinando las siguientes pautas: a) Centro de atención, b) Trataminto farmacológico y c) Tratamiento psicosocial (psicoeducación, elaboración de redes de apoyo, tratamiento psicoterapéutico).

El tratamiento farmacológico aprobado consiste en una gran variedad de medicamentos, entre los que se cuentan los antidepresivos y las benzodiazepinas: alprazolam, lorazepam y diazepam. Como tratamiento a largo plazo están indicados los inhibidores de la recaptura de setonina (ISRS): paroxetina, sertralina o escitalopram. Cuando existen antecedentes de abuso de sustancias se recomienda prescribir buspirona.

Existen nuevos hallazgos que prueban en la terapia de aceptación y compromiso, la terapia analítico funcional y mindfulness.

BIBLIOGRAFÍA

  • TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA. Prescripción Médica año 38 Núm 453 Julio 2015. Pág 9,10.

No hay comentarios.: