"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

lunes, 23 de noviembre de 2015

Resumen: Nuevas opciones terapéuticas en Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer se caracteriza por una degeneración de las células nerviosas del cerebro así como una disminución de la masa cerebral.

Es la forma más común de la demencia entre las personas mayores e inicia de manera lenta y progresiva.

Con la ayuda del estudio PET (tomografía de positrones) se obtienen imágenes cerebrales que permiten detectar y observar las placas de depósitos extracelulares beta-amiloide que caracterizan al Alzheimer.

El diagnóstico de la enfermedad se hace de manera clínica, en la que resaltan los olvidos del paciente por el deterioro de las funciones cognitivas, la disminución o pérdida de la capacidad de juicio, de cálculo, de orientación. Pueden presentar cuadros de ansiedad, agitación, agresión y trastornos en el sueño. Estos síntomas son resultado del daño progresivo del tejido neuronal

El tratamiento de los síntomas pueden ofrecer a los pacientes bienestar e independencia, al hacer más lento el avance del deterioro neuronal, pero no lo puede detener por completo.

Los inhibidores de la colinesterasa que previenen la descomposición de la acetilcolina, la cual funciona como mensajero químico en las funciones de la memoria y en el aprendizaje.

La memantina regula la actividad del glutamato, un mensajero químico que tiene un papel en el proceso de aprendizaje.

Se cuenta con otras terapias farmacológicas como: galantamina, rivastigmina y el donepezilo, que se utilizan efectivamente para Alzheimer moderado a severo. Aunque también se usan en casos de demencias asociadas al alcoholismo o drogas.

Entre las alteraciones psiquiátricas que presentan se encuentran el insomnio, la falta de motivación para alimentarse, asearse, para hacer fisioterapia, practicar algunos ejercicios de gimnasia cerebral y rehabilitación neuropsicológica.

En sos casos se recurre a medicamentos como los antidepresivos, entre los primeros que se utilizaron se encuentra el prozac, que es uno de los más comunes. En la actualidad se cuenta con lexapro y effexor, así como con la ayuda de los antipsicóticos, como el zyprexa, risperdal, entre otros.

Para la atención de las alteraciones de, sueño se utilizan el ritalin y el modiodal, que son estimulantes del sistema nervioso central.

En cuanto al uso de tratamientos alternativos, como es el caso de ginkgo biloba, hay studios controvertidos sobre su efectividad.

Las recomendaciones para las personas con antecedentes de Alzheimer o que empiezan con algunos síntomas son generales: mantener un peso saludable, hacer 30 minutos de caminata en la mañana todos los días, dormir sin medicamentos ni ayudado por alcohol, dormir entre 6 y 8 horas todos los días, una actitud positiva en el sentido de siempre tener un proyecto para el día, para la semana, para el fin de semana, para las siguientes vacaciones es decir, tener una ocupación gratificante.

BIBLIOGRAFÍA

  • NUEVAS OPCIONES TERAPÉUTICAS EN ALZHEIMER. Dr. David N. López Garza. Prescripción Médica Año 38 Núm 456 Octubre 2015. Pág. 9 - 10.

No hay comentarios.: