"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

martes, 24 de noviembre de 2015

Resumen: Lesiones vasculares en población infantil

Se les identifica como malformaciones vasculares que comprenden un sin número de problemas originados por la sobreformación de vasos sanguíneos y además por diferentes estímulos.

En algunos casos, se observan como manchas y otros como tumores. Los tumores crecen porque existe una sustancia angiogénica, misma que se encuentra en el endotelio y produce esta sustancia en tal cantidad que favorece la formación de vasos en forma de anómala.

Los hemangiomas se reconocen por ser una lesiøn roja constituida por una agrupación de vasos sanguíneos de tamaño pequeño que pueden presentarse en cualquier zona del cuerpo, aunque la localización más frecuente es: cara, boca nariz, ojos, cuello, genitales y ano.

Durante los primeros meses de vida crecen rápido, luego deviene un periodo de detención del crecimiento y por último, una etapa de regresión espontánea que puede llevar desde meses o años, hasta que desaparece la lesión.

La sintomatología depende del tipo de malformación, sitio donde se encuentre, órgano que esté afectado, variedad, así como si crece o no, y lo principal es la topografía.

Hay lesiones vasculares conocidas como piquete de cigüeña o beso de ángel que se observan en la frente y son pequeñas, en tono rosado o rojo, generalmente estables y muchas veces la mayoría de ellas tienden a desaparecer.

Existen las que se conocen como la mancha de vino de oporto que abarcan la mitad de la cara.

Uno de cada tres por ciento de los niños nacen con alguna malformación vascular. Cuando se trata de manchas pequeñas se pueden vigilar por la posición en la que se encuentran, pero la mayoría de ellas son inocuas y no requieren de mayor abordaje.

La cirugía es útil en casos como lesión vascular en un ojo, cerca de la boca, en la garganta o en la nariz. En algunos casos se emplea cortisona que todavía es un método viable.

Curiosamente desde hace 10 años se empieza a utilizar el propranolol, betabloqueador que se usaba en pacientes adultos con problemas cardiológicos, pero en los niños se ha visto que favorece la involución del tumor, y puede llegar incluso a limpiar la piel, aunque no totalmente, pero si reduce la mancha y tiene mayor eficacia en los hemangiomas infantiles.

BIBLIOGRAFÍA

  • LESIONES VASCULARES EN POBLACION INFANTIL. Dr. Carlos Alfredo Mena Cedillos. Prescripción Médica Año 38 Núm. 456 Octubre 2015. Pág. 11.

No hay comentarios.: