"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

lunes, 9 de noviembre de 2015

Resumen: Anemia de la Enfermedad Renal Crónica

La Enfermedad Renal Crónica (ERC) es un padecimiento que se identifica cada vez con más frecuencia en la consulta diaria lo cual remarca la importancia de conocer sus características con la finalidad de identificarlo de manera temprana y ofrecer un tratamiento oportuno.

La prevalencia en México de ERC en estadio 5 es de 0.3%. Existen alrededor de 330 mil pacientes con requerimientos de Terapia Sustitutiva de la Función Renal (TSFR):

  • Hemodiálisis.
  • Diálisis peritoneal.
  • Trasplante.

Las principales causas de Enfermedad Renal Crónica en nuestro medio, así como en el resto del mundo son:

  • Diabetes Mellitus.
  • Hipertensión Arterial.
  • Enfermedades propias del riñón.
  • Causas hereditarias.

Se considera que la prevalencia de ERC en estadios 3 y 4 (Tasa de Filtrado Glomerular <60 ml/min/m2 SC, consideradas etapas de pre-diálisis) es de 2.21%.

Al disminuír el filtrado glomerular por debajo de 60 ml/min/m2 SC, además de presentar acumulación de diversas toxinas urémicas (como la urea), se manifiestan complicaciones asociadas a la ERC, siendo las más frecuentes:

  • Hipertensión Arterial Sistémica, la anemia por ERC (también conocida como "Anemia Renal").
  • Alteraciones del metabolismo mineral (llamado en la actualidad "Trastorno Mineral Óseo de la Enfermedad Renal Crónica", que incluye hiperfosfatemia, hipocalcemia, incremento en las cifras de hormona paratiroidea y deficiencia de vitamina D), así como las alteraciones óseas, calcificaciones vasculares y extra-vasculares que lo acompañan.

La correción del nivel de hemoglobina por arriba de lo recomendado en pacientes que ya se encuentran en estadio 5 (Hb > 12 g/dl) no tiene impacto benéfico en la sobrevida del paciente o en la progresión de la ERC, aunque sí en la calidad de vida.

De acuerdo con el panel de expertos de las Guías Kidney Disease: improving Global Outcomes (KDIGO) para el tratamiento de la Anemia por Enfermedad Renal Crónica tenemos las siguientes consideraciones:

  • Se debe sospechar la presencia de ésta en todo paciente con TFG < 60 ml/min/m2 SC que presenten un nivel de hemoglobina < 12 g/dl (mujeres) y <13 g/dl (hombres).
  • Se deberá evaluar el nivel de hemoglobina deseado conforme a las características particulares de cada paciente y se deberá descartar cualquier otra causa de anemia como deficiencias nutricionales y enfermedades hematológicas.
  • Se recomienda evaluar tanto el hierro sérico como la saturación de traspnsferrins (>20%) y de ferritina (> 100 ng/ml).
  • A pesar de tener estos parámetros dentro de lo deseado, se recomienda administrar al paciente un ciclo de hierro intravenoso (hemodiálisis) o vía oral (pre-diálisis y diálisis peritoneal).

Se recomienda individualizar el momento y dosis de inicio, la dosis de mantenimiento, la vía de administración y la periodicidad con base en las siguientes pautas:

  • En pre-dialisis no se recomienda iniciarlo si la Hb > 10 g/dl, y el momento oportuno para hacerlo será acorde a las características del paciente.
  • En los pacientes ya en diálisis se sugiere que los ESA se utilicen para evitar que la cifra de Hb sea < 9 g/dl, recomendándose hacerlo cuando la Hb se encuentre entre 9 y 10 g/dl.
  • Respecto al mantenimiento, nunca se deberá buscar un incremento mayor a 11.5 g/dl por los riesgos inherentes.

BIBLIOGRAFÍA

  • ANEMIA DE LA ENFERMEDAD RENAL CRÓNICA. Dr. José Ernesto López Almaraz. Prescripción Médica año38 Núm 453 Julio 2015.

No hay comentarios.: