"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

viernes, 30 de octubre de 2015

Resumen: Recomendaciones de expertos mexicanos en el tratamiento de las infecciones del tracto urinario en pacientes adultos, embarazadas y niños

La infección del tracto urinario (ITU) y la bacteriuria asintomática (BA) son la segunda causa de consulta médica ambulatoria en México y el mundo. Más de la mitad de las mujeres padece al menos una ITU durante su vida y su presentación más común es durante el embarazo. La proporción de frecuencia de ITU entre mujeres y hombres jóvenes es de 30:1; no obstante, esta proporción tiende a igualarse conforme el hombre envejece. La ITU es la infección bacteriana más frecuente de bacteriemias en el adulto mayor.

Alrededor de 25-35% de las mujeres de 20-40 años ha tenido algún episodio de ITU en su vida. La mayoría se produce en mujeres con tracto urinario y función renal normales.

Cerca del 1% de los niños y 3% de las niñas tienen una ITU sintomática en los primeros 10 años de vida. El panorama es un poco distinto en mujeres embarazadas porque las ITU son la complicación médica más frecuente durante la gestación, con una prevalencia de 4% a 7%.

Las ITU se definen como no complicadas cuando no existen condiciones que predispongan a las mismas o a la falla del tratamiento.

Infección de vías urinarias se aplica a un conjunto de condiciones clínicas de origen infeccioso que afectan el aparato urinario en todos sus órganos y compartimientos, y que van desde la bacteriuria asintomática hasta la pielonefritis aguda con sepsis.

La Infección de vías urinarias no complicada se define como una infección en el tracto urinario de una persona previamente sana, no embarazada, adulta y sin antecedentes de alteraciones anatómicas o funcionales de dicho tracto.

La Bacteriuria significativa se define como la presencia de 100,000 UFC/ml.

La Bacteriuria asintomática es el aislamiento cuantitativamente significativo de mayor o igual a 100,000 UFC/ml bacterias en dos muestras de orina apropiadamente recolectadas obtenidas de una persona sin signos no síntomas atribuibles a una infección de las vías urinarias.

La Pielonefritis aguda no complicada o infección del tracto urinario superior, es una infección del riñón que se caracteriza por dolor al paso de la orina, fiebre, escalofríos, dolor en flanco, náuseas y vómitos.

Las Infecciones urinarias recurrente se definen como mayor o igual a 2 infecciones en 6 meses o mayor o igual a 3 infecciones por año.

La Recaída o reinfección se define como la repetición de una infección urinaria por el mismo microorganismo con un intervalo de tiempo menor a 6 semanas con respecto a la primera infección.

La Infección del tracto urinario complicada es aquella que se relaciona con una alteración que incrementa el riesgo de adquirirla y/o de que el tratamiento falle, como anormalidades estructurales o funcionales del tracto genitourinario, o la presencia de enfermedades subyacentes.

Actualmente la Infectiuos Diseases Society of America (IDSA) considera que un recuento de colonias mayor o igual a 10,000 UFC/ml de una sola especie bacteriana es indicativo de infección urinaria en pacientes con catéter uretral, suprapúbico o cateterización intermitente.

La presentación clínica de los síntomas, así como la frecuencia, la urgencia urinaria y la disuria, son la mejor guía para dar manejo médico sin tener que esperar o realizar un urocultivo, pues este estudio no contribuye de forma significativa al tratamiento.

En la cistitis aguda no complicada, la historia clínica es la información más importante para establecer el diagnóstico de cistitis no complicada y debe apoyarse en las manifestaciones clínicas, la exploración física y el examen general de orina.

Detectsr piuria, nitritos positivos y hematuria en en examen general de orina, son los datos característicos de una infección urinaria. El hallazgo de piuria en un hombre joven es característico de infección urinaria y su ausencia prácticamente descarta este diagnóstico.

Entre los factores de riesgo para que un varón desarrolle cistitis pueden considerarse el coito anal y la falta de circuncisión.

Las infecciones urinarias recurrentes constituyen un problema clínico común, en especial entre mujeres jóvenes sexualmente activas, en el embarazo, durante la menopausia y en pacientes con patología urológica (incontinencia urinaria, cistocele, residuo posmiccional y cirugía ginecológica previa.

La bacteriuria asintomática es un trastorno frecuente en el anciano y el paciente sondado.

Los signos y síntomas compatibles con ITU por catéter urinario son: fiebre, dolor suprapúbico o en ángulo costoventral, hematuria aguda, alteración de, estado mental, letargo, crisis convulsivas y respuesta inflamatoria sistémica. En los pacientes a los que se retiró el catéter o la sonda urinaria en las últimas 48 horas los signos y síntomas son disuria, urgencia, frecuencia urinaria, dolor o molestia suprapúbica.

Durante el embarazo ocurren cambios importantes que alteran la fisiología urinaria. Hacia la 7a. Semana de la gestación se presenta una dilatación progresiva de los uréteres y la pelvis renal, junto con una franca disminución de la peristalsis ureteral. El tono de la vejiga disminuye al grado que permite que en las etapas avanzadas de la gestación contenga hasta el doble de su contenido normal sin ocasionar molestias a la paciente. En condiciones normales estos cambios se revierten hacia el segundo mes posparto.

El punto de corte recomendado para considerar un antibiótico como tratamiento empírico en la población mexicana debe ser menor o igual al 20%, acorde con las guías de tratamiento para este padecimiento de la IDSA.

En México se ha encontrado una alta prevalencia de resistencia a los antimicrobianos usados como primera línea en el tratamiento de las infecciones del tracto urinario, incluidas las cefalosporinas de tercera generación.

La pielonefritis en el embarazo es una infección del tracto urinario alto y el parénquima de uno o ambos riñones; suele presentarse en el último trimestre y casi siempre es secundaria a una bacteriuria asintomática no diagnosticada previamente o no tratada de manera correcta y que ocasiona signos y sí tomas muy floridos que alteran el estado general del paciente.

Las Infecciones ddl Tracto Urinario son la infección bacteriana más común en niños menores de 2 años. La incidencia depende del sexo: en los primeros 3 meses de vida se presenta en 7.5% de mujeres y 2.4% de varones circuncidados y 20.1% de los no circuncidados; en el primer año de vida es más común en varones (3.7%) que en mujeres (2%) y la incidencia cambia durante la pubertad y se aproxima a 3% entre mujeres y 1% en varones.

Los antibióticos de uso oral en infección urinaria son:

  • Primera elección:
  • Fosfomicina trometamol: 100mg/kg/dia en una sola dosis que es equivalente a 2g en una sola dosis.
  • Amoxocilina-clavulanato: 40mg/kg/dia cada 8 horas.
  • Segunda opción
    • TMP/SMX: 8 a 12 mg/kg/dia cada 12 hrs.
    • Cefixime: 8 mg/kg/dia cada 24 hrs.
    • Cefprozil: 30mg/kg/dia cada 12 hrs.
    • Cefuroxima axetil: 30mg/kg/dia cada 12 hrs.
    • Cefalexima: 50 a 100mg/kg/dia cada 6 horas.
    • Ácido nalidíxico: 55mg/kg/dia cada 6 a 8 hrs.
    • Nitrofurantoína: 5 a 7 mg/kg/dia cada 6 hrs.

    BIBLIOGRAFÍA

    • RECOMENDACIONES DE EXPERTOS MEXICANOS EN EL TRATAMIENTO DE LAS INFECCIONES DEL TRACTO URINARIO EN PACIENTES ADULTOS, EMBARAZADAS Y NIÑOS.Rev Mex Urol Vol.75, oct2015, supl 2.

    No hay comentarios.: