"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

jueves, 1 de octubre de 2015

Resumen: OTITIS EXTERNA: UNA GUÍA PRÁCTICA PARA TRATAMIENTO Y PREVENCIÓN

La humedad excesiva y los traumatismos, disminuyen la barrera natural de protección del Canal Auditivo Externo (CAE) lo que precipita la Otitis Externa (OE) y que el evitar estos factores de riesgo es la piedra angular del tratamiento. Aunque puede ser manejado con tratamiento tópico, todavía hay médicos que prescriben antibióticos sistemicos para tratar este problema.

El CAE es la única cavidad revestida de piel en el cuerpo y sus características de calidez, oscuridad y tendencia a la humedad la convierten en un excelente medio ambiente para el crecimiento bacteriano y micótico; es posible provocar traumatismos en el canal auditivo si es manipulado inadecuadamente. L cerumen crea una capa ácida que contiene lisozimas y es hidrofóbico, previene la humedad, la maceración de la piel e inhibe el crecimiento bacteriano. Debe existir una cantidad equilibrada de cerumen, si es poco predispone a infección, si hay exceso puede producir obstrucción. Adicionalmente, existe una migración epitelial que va desde la membrana timpánica (MT) hacia el exterior del canal y que lleva consigo todos los detritus. Cuando todo esto falla, se presenta la otitis externa. La causa mas común de otitis externa es la humedad excesiva que eleva el pH y remueve el cerumen.

Los dos síntomas característicos presentes en la otitis externa son la otalgia y la otorrea. La otalgia puede ir desde algo leve, como la sensación de prurito, hasta dolor intenso exacerbado por el movimiento del pabellón auricular o la masticación. Si hay inflamación puede ocluirse el conducto auditivo y el paciente refiere sensación de plenitud ótica e hipoacusia. La otorrea puede producir oclusión del conducto e impide visualizar la MT y excluir una otitis media, por lo que tiene que ser removida, evitando el uso de cucharillas o el raspar las pardes del CAE para evitar traumatismos, es mejor aspirar bajo visión directa, se pueden colocar gotas de peróxido de hidrógeno si es necesario. Si el CAE está muy inflamado puede colocarse algún material de algodón que permita el drenaje y la difusión de medicamento tópico. Se debe realizar un examen general de oídos, nariz y garganta para descartar un proceso infeccioso asociado y visualizar la MT para descartar otitis media.

La causa más común de OE es por infección bacteriana, aunque existe 10% de casos donde el agente causal es una infección micótica.

OTITIS EXTERNA BACTERIANA

Los síntomas que se presentan en la otitis externa tienden a ser intensos y la otalgia puede requerir analgésicos como codeína y antiinflamatorios no esteroideos. Asimismo, la inflamación del CAE es común y puede acompañarse de hipertermia de hasta 38.3 C, así como linfadenopatía. Los antibióticos sistémicos rara vez se utilizan, pero deben ser usados en caso de que se asocie otitis media o cuando se disemine la infección local o sistémicamente. Esto último debe sospecharse si se presenta hipertermia mayor de 38.3 centígrados.

La otitis externa maligna o necrosante es una infección grave que pone en peligro la vida por su extensión a mastoides o hueso temporal, provoca osteomielitis y es difícil de tratar, su tasa de mortalidad es hasta 53%. El diagnóstico debe confirmarse por tomografía computada o resonancia magnética y puede ser necesario en algunos casos el uso de tecnecio y galio 67 para diagnosticar o para monitorear la respuesta al tratamiento. Puede usarse también la velocidad de eritrosedimentación para monitorear la respuesta terapéutica.

OTITIS EXTERNA MICÓTICA

Normalmente es el resultado de tratamientos prolongados por otitis externa bacteriana que alteran la flora normal del CAE, por lo que la infección mixta es común y ocasionalmente debuta como infección primaria en presencia de humedad o calor excesivo. Generalmente es asintomática y suele diagnosticarse por la secresión del CAE, si se presentan síntomas, suelen ser prurito y sensación de plenitud ótica y/o acúfeno.

ENFERMEDAD SISTÉMICA

Dentro de las enfermedades sistémicas que pueden ocasionar otitis externa se incluyen la dermatitis atópica, la psoriasis, la dermatitis seborreica, el acné y el lupus eritematoso. Dentro de las manifestaciones clínicas se encuentran desde eritema y descamación con la dermatitis atópica, hasta descamación adhesiva con la psoriasis y cambios inflamatorios focales en el acné; el prurito es el síntoma más común.

ENFERMEDAD LOCAL

La dermatitis de contacto, irritativa o alérgica, puede incluír el pabellón auricular así como el CAE. La forma alérgica se presenta en forma aguda con eritema, prurito, edema y lesiones exudativas, mientras que la irritativa con frecuencia tiene un inicio insidioso con liquenificación.

TRATAMIENTO

La terapia inicial debe incluir preparaciones tópicas y en la mayoría de los estudios la combinación de una fluoroquinolona como el ciprofloxacino al 3% con corticoesteroide es la combinación de elección por su efectividad, adherencia al tratamiento y costo accesible.

BIBLIOGRAFÍA
  • OTITIS EXTERNA: UNA GUÍA PRÁCTICA PARA TRATAMIENTO Y PREVENCIÓN. Dr. Marco Antonio Ruiz Yllán. Compendio de Estudios 3.2013.

No hay comentarios.: