"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

lunes, 26 de octubre de 2015

Resumen: Diagnóstico y tratamiento del VPPB en el adulto

El vértigo postural paroxístico (VPPB) generalmente dura menos de un minuto y no se acompaña de otros síntomas auditivos, pero suele causar síntomas vagales asociados y mucho malestar general.

Los episodios de vértigo pueden aparecer por tiempos cortos y desaparecer, o durar meses e incluso años, con un patrón intermitente de síntomas que varía en duración, frecuencia e intensidad.

Los signos se pueden presentar asociados con diversas patologías y circunstancias, como enfermedades cerebelosas, traumatismos, periodos de inactividad prolongada e infecciones. Es extremadamente frecuente que sea concomitante al deterioro funcional del laberinto que a su vez es determinado por la edad, dislipidemias, hipotiroidismo, hipertensión, diabetes, obesidad y tabaquismo.

El VPPB clásico involucra el canal semicircular posterior y produce un patrón de vértigo y nistagmus muy específicos. El nistagmus durante la maniobra de Dix-Hallpike es geotrópico, aparece cuando el oído afectado se dirige hacia abajo, hay un periodo de latencia entre el momento en que el paciente es recostado y la aparición del vértigo y del nistagmus, la duración de los signos es limitada (generalmente de 20 segundos), al regresar a la posición sentada vuelve a manifestarse el nistagmus pero n dirección contraria y en menor intensidad, y finalmente, ante una provocación repetida la magnitud de la respuesta disminuye.

El vértigo y nistagmus no aparecen ante cualquier movimiento, sino que tiende a ser el mismo el que los desencadena, como por ejemplo acostarse del lado derecho o del izquierdo pero no de ambos. No hay sensación auditiva concomitante, ni dolor. Puede haber náusea pero es relativamente raro.

En casos en los que los signos y síntomas son típicos, el diagnóstico se puede establecer con base en el cuadro clínico y las maniobras posturales. No hay estudios de laboratorio específicos, ni se utilizan estudios de imagen. La audiometría y la videonistagmografía son de utilidad en el diagnóstico diferencial, al igual que la vestibulometría por autotorsión para el seguimiento.

Posterior al tratamiento, hay un 25-30% de pacientes que recidivan, con un intervalo de meses o años, y existen casos en los que permanecemindefinidamente. Las complicaciones más importantes son secundarias a caídas en pacientes de mayor edad, por lo que estos pacientes deben ser aconsejados sobre las medidas que deben tomar para evitarlo. No hay repercusiones sistémicas directas, ni se afecta la función auditiva del oído interno.

BIBLIOGRAFÍA

  • DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DEL VPPB EN EL ADULTO. Dr. Gonzalo Corvera Behar. Prescripción Médica. Año 38 Núm 455 Septiembre 2015. Pág 8, 10.

No hay comentarios.: