"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

sábado, 1 de febrero de 2014

Descubren que el resveratrol podría bloquear los efectos de la metanfetamina

El resveratrol, un compuesto natural presente en algunas verduras y frutas, sobre todo en las uvas, puede minimizar el impacto de la enfermedad de Parkinson, derrames cerebrales y la enfermedad de Alzheimer en las personas que mantienen una alimentación sana o que toman regularmente suplementos de resveratrol, según han mostrado estudios previos. Ahora, unos investigadores de la Universidad de Missouri en la ciudad estadounidense de Columbia han descubierto que el resveratrol también podría bloquear, al menos hasta cierto punto, los efectos de la metanfetamina (también conocida como "Speed"), una droga muy adictiva.


El equipo de Dennis Miller, Grace Y. Sun, y Agnes Simonyi, está especializado en estudiar los efectos de terapias contra la drogadicción y contra trastornos neurodegenerativos. Su investigación se dirige a encontrar tratamientos para la adicción a la metanfetamina, y se ha centrado en el papel del neurotransmisor dopamina en la adicción a las drogas. Los niveles de dopamina en el cerebro se elevan después de consumir metanfetamina; este aumento está asociado con la motivación para continuar consumiendo la droga, a pesar de sus consecuencias adversas. Sin embargo, con el uso continuado de metanfetamina, las neuronas de la dopamina pueden deteriorarse, causando problemas neurológicos y de la conducta, similares a los observados en personas con la enfermedad de Parkinson.

La dopamina es fundamental para el desarrollo de la adicción a la metanfetamina, o sea la transición desde la situación de consumir una droga por estricta voluntad propia a la de consumirla porque el síndrome de abstinencia le fuerza a uno a hacerlo.

Se sabe, por estudios previos, que el resveratrol regula estas neuronas de la dopamina y tiene un cierto efecto protector en la enfermedad de Parkinson, un trastorno en el que se deterioran las neuronas de la dopamina. Por tanto, los autores del nuevo estudio se plantearon si el resveratrol podría afectar a cambios que la metanfetamina tiende a inducir en el cerebro.

Usando procedimientos establecidos por numerosas investigaciones previas sobre las enfermedades de Parkinson y Alzheimer, las ratas estudiadas recibieron resveratrol una vez al día durante siete días en aproximadamente la misma concentración que un ser humano obtendría de una dieta saludable. Tras una semana con este tratamiento, los investigadores midieron cuánta dopamina liberaba la metanfetamina. Los investigadores comprobaron que el resveratrol disminuía significativamente la capacidad de la metanfetamina para aumentar los niveles de dopamina en el cerebro. Además, el resveratrol disminuía la capacidad de metanfetamina para aumentar la actividad en ratones, una conducta que modela la hiperactividad observada en las personas que utilizan esta droga estimulante.

Los médicos y dietistas instan a la gente a que incluya en su dieta productos que contienen resveratrol, y la protección contra los efectos dañinos de la metanfetamina puede ser un valor añadido en algunos casos, tal como apunta Miller. Además, no hay ningún tratamiento efectivo que de manera sistemática ayude a las personas adictas a la metanfetamina. La nueva investigación, que se deberá complementar con más estudios, sugiere ya sin embargo que el resveratrol podría ser incluido en un tratamiento para adictos a la metanfetamina, y que tiene un buen potencial aparente para reducir las ansias de consumir dicha droga. Lo descubierto hasta ahora sugiere que el resveratrol también podría impedir los cambios en el cerebro que se producen con el desarrollo de la adicción a drogas.


Fuente: NCYT

No hay comentarios.: