"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

lunes, 4 de noviembre de 2013

¿Podría el brócoli ayudar a combatir la artrosis?

Un compuesto presente en el brócoli podría ser fundamental para prevenir la artrosis u osteoartritis, o enlentecer su avance, según las conclusiones a las que se ha llegado en una nueva investigación.

Los resultados de este estudio de laboratorio, realizado por un equipo de científicos dirigido desde la Universidad de East Anglia en el Reino Unido, muestra que ese compuesto, el sulforafano, ralentiza la destrucción de cartílago en articulaciones que está asociada a la artrosis.



Los investigadores encontraron que los ratones alimentados con una dieta rica en ese compuesto tuvieron niveles significativamente menores de daños en el cartílago y una menor incidencia de la artrosis en comparación con los que no siguieron dicha dieta.

El sulforafano es liberado en el cuerpo cuando comemos vegetales crucíferos, como por ejemplo la col o repollo, la col de Bruselas (repollito de Bruselas), y en particular el brócoli.

Investigaciones previas habían sugerido que el sulforafano tiene propiedades anticáncer y antiinflamatorias, pero éste es el primer estudio de gran envergadura sobre sus efectos en la salud de las articulaciones.

El equipo de Ian Clark, profesor de biología musculoesqueletal en la Universidad de East Anglia, ha descubierto que el sulforafano bloquea las enzimas que causan la destrucción de las articulaciones, al detener a una sustancia clave de la que se sabe que provoca inflamación.

La artrosis es una enfermedad degenerativa que afecta a muchísima gente en el mundo. Sólo en el Reino Unido la cifra de afectados supera los 8 millones y medio. La enfermedad daña las manos, los pies, la columna vertebral, las caderas, y sobre todo las rodillas.

Fuente: NCYT

No hay comentarios.: