"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

jueves, 7 de noviembre de 2013

Descubierta la función de un complejo proteíco con implicaciones en enfermedades como el cáncer

Científicos del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), en España, han descubierto mediante ratones manipulados genéticamente que las dos variantes de Pds5 – una proteína relacionada con las cohesinas, encargadas de unir las dos copias de cada cromosoma– no son equivalentes. 

Dirigido por la investigadora Ana Losada, el estudio revela que dichas variantes (Pds5A y Pds5B, no bien diferenciadas hasta la fecha) son necesarias para la proliferación celular y para que se complete correctamente el desarrollo embrionario. 

Los resultados, que se publican en la versión digital de The EMBO Journal, contribuyen a entender mejor cómo las proteínas Pds5 modulan el comportamiento de las cohesinas, sea estabilizando o desestabilizando su unión a los cromosomas. 

Dichas cohesinas acoplan las dos copias de cada cromosoma –las cromátidas hermanas– para asegurar que se reparten de forma equitativa entre las células hijas durante la división celular. Así, cada una de las células hijas recibe exactamente la misma información genética procedente de la madre. 

Enfermedades como el síndrome de Cornelia de Lange, que afecta a uno de cada 30.000 recién nacidos y que se caracteriza por anomalías físicas graves y deficiencias cognitivas, tienen su origen en un funcionamiento anómalo de las cohesinas. 

Células que carecen de Pds5B reparten el material genético de forma defectuosa (imagen derecha), frente a células normales (imagen izquierda).
Recientemente se han identificado mutaciones en cohesina en algunos tipos de tumores, como el cáncer de vejiga o la leucemia mieloide aguda (AML). “Si entendemos la función y regulación de las cohesinas podremos mejorar el diagnóstico y tratamiento de los pacientes afectados”, afirma Losada. 

“En este contexto, hemos visto que las dos formas de Pds5 estabilizan la unión de la cohesinas a los brazos y las regiones más distales de los cromosomas, mientras que solo Pds5B lo hace en los centrómeros –regiones de los cromosomas sobre las que recae el peso de la separación de los cromosomas durante la división celular–”, explica la experta. 

Pero las proteínas Pds5 no solo estabilizan a las cohesinas, sino que también pueden ejercer el efecto contrario cuando se unen a la proteína Wapl. “En este caso, desestabilizan la unión de las cohesinas a los cromosomas, lo que puede ser importante para la activación de genes necesarios y para permitir la separación eficiente de las dos copias de cada cromosoma durante la división celular”.

Fuente: NCYT

No hay comentarios.: