"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

martes, 16 de marzo de 2010

Cirugía cosmética de la vulva gana seguidoras


Son varios tipos de intervenciones las que se realizan dentro de lo que se denomina cirugía cosmética genital femenina. La labiaplastia es la más usual y consiste en la reducción de los labios menores, bien por que 'se destacan demasiado' entre los mayores o bien por ser asimétricos, siendo uno mayor que el otro. Los técnicos en esta cirugía afirman que la demandan mujeres que se sienten infelices o avergonzadas por unos genitales poco femeninos y que se destacan bajo la ropa más firme. Llegan a afirmar que algunas mujeres, debido al tamaño de sus labios menores, experimentan incomodidad e incluso dolor al practicar ciertas actividades físicas (caminar, ciclismo…), llevar cierta ropa o al tener relaciones sexuales. Aunque no debería producir molestias o dolor, la longuininfia (de largas 'ninfas') sería uno de los casos en los que podría valorarse la solución quirúrgica.

Es un hecho que los labios menores destacados y asimétricos son variantes anatómicas usuales. Incluso entre las mujeres hotentotes (aborígenes del suroeste de África de una región al norte del río Orange) era deseable lucir un buen faldón —faldón hotentote—, que no es otra cosa que unos largos labios menores, elongados a base de estirarlos reiteradamente desde la infancia. Por otro lado, los andrógenos, en parte responsables de que la mujer pueda experimentar deseo sexual, inducen el desarrollo de los labios y el clítoris. Será en edad avanzada, con la deprivación hormonal, cuando merman su tamaño los labios menores.

Otras técnicas de cosmética genital son el aumento de los labios mayores y la reducción del monte de Venus, para los cuales se aplican técnicas similares a las que se utilizan en otras zonas del cuerpo.

La vaginoplastia, también llamada 'rejuvenecimiento vaginal', supone el refuerzo de la musculatura externa y reducción del diámetro vaginales, que usualmente se plantea como polémica solución para mujeres que han experimentado una pérdida de tono vaginal debido al parto.

También se practica la ampliación del punto G por inyección de sustancia similar al colágeno para aumentar su tamaño. No existen evidencias sobre sus resultados o consecuencias.

La cirugía ha avanzado mucho; pero el que no suponga riesgo vital recortar unos labios vulvares no quiere decir que no implique riesgo de lesiones con pérdidas funcionales, con limitación de la sensibilidad genital. El tejido genital, y en particular los labios menores y clítoris, tienen muchos vasos sanguíneos y nervios, esto es fundamental para que funcionen adecuadamente y se puedan producir los mecanismos de excitación y orgasmo; por lo que es cuestionable que por motivos estéticos se ponga en riesgo su óptima función, que es producir placer. Se debe tener cuidado con antiguos prejuicios que consideraban la vulva, con el clítoris y los labios menores como órganos repugnantes, y hasta culpables.

Fuente:NoticiasCentro

No hay comentarios.: