"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

martes, 4 de agosto de 2009

Nanobala dispara gen anticáncer

Científicos del Instituto Lankenau para Investigación Médica y el Instituto Tecnológico de Massachusetts han construido una nueva arma para combatir el cáncer de ovario: una bala nanométrica que dispara un gen suicida contra las células cancerígenas.

La bala, diseñada en el laboratorio, es una nanopartícula biodegradable que tiene la habilidad de autoacoplarse a moléculas de ADN.

Eso la convierte en un vehículo ideal para llevar genes al interior de una célula sin necesidad de utilizar un virus, uno de los sistemas más comunes que se utilizan en la actualidad para introducir ADN externo a un organismo, pero que conlleva el riesgo de que el virus usado como vehículo cause algún efecto adverso.

El gen seleccionado para la tarea pertenece a la bacteria que causa la difteria ( Corynebacterium diphtheriae ). Una vez dentro de la célula, el gen hace que deje de producir proteínas y, finalmente, la lleva a la muerte.

El equipo científico, liderado por Daniel Anderson, Robert Langer y Janet Sawicki, además diseñó la nanobala de tal forma que solo puede ingresar a células del ovario.

Las poderosas nanobalas ya fueron probadas en ratonas de laboratorio diseñadas genéticamente para que desarrollaran cáncer de ovario.

Los resultados del experimento, dados a conocer en la última edición de la revista Cancer Research , señalan que las diminutas partículas biodegradables impregnadas con ADN de difteria funcionaron tan bien o mejor que la combinación de quimioterapia tradicional con cisplatina y paclitaxel contra el cáncer de ovario, y sin los severos efectos secundarios del tratamiento convencional.

Además, las nanobalas pueden ser inyectadas a las zonas donde el cáncer de ovario suele hacer metástasis en aras de combatir este mal que, por su usual tardío diagnóstico, solo el 45% de las mujeres que lo padecen vive por más de cinco años después del diagnóstico.

Los investigadores confían en que en unos 18 ó 24 meses se inicien las pruebas en humanos de esta nueva arma contra el cáncer. También esperan que estas nanobalas puedan aplicarse contra otros tumores difíciles de tratar, como son los que aparecen en el cerebro.

Fuente:Nacion
Por:DEBBIE PONCHNER

No hay comentarios.: