"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

martes, 4 de agosto de 2009

Científicos japoneses logran hacer crecer unos dientes artificiales tras ser implantados

-Su dureza es comprable a la de los dientes naturales.
-Se trata de genes que crecen como dientes tras ser implantados.
-Han logrado su hallazgo en ratones.

Investigadores de la Universidad de Ciencias de Tokio en Chiba (Japón) han conseguido hacer crecer dientes de reemplazo en la mandíbula de ratones. Los resultados del estudio se publican en la edición digital de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Según los investigadores, existe ya la tecnología capaz de desarrollar tejidos limitados en el laboratorio que pueden ser trasplantados en animales pero en esta ocasión exploraban vías para hacer crecer un órgano tridimensional en su lugar, por lo que comenzaron con los dientes.

Los científicos, dirigidos por Etsuko Ikeda, desarrollaron un germen de diente, que es un tejido similar a una semilla que contiene las células y las instrucciones necesarias para formar un diente y trasplantaron este germen a las mandíbulas de ratones. Los científicos informan que los gérmenes crecieron de forma normal en forma de dientes de reemplazo. En las imágenes aparecen, de arriba abajo, nada más ser implantados, a los 36 y a los 49 días.

Mediante el seguimiento de la expresión genética con una proteína fluorescente en el germen trasplantado, los investigadores mostraron que los genes que suelen estar activados en el desarrollo de los dientes estaban también activos durante el crecimiento de estos dientes de reemplazo.

La dureza de los nuevos dientes era comparable a la de los naturales y las fibras nerviosas pudieron crecer y responder a la estimulación de dolor. El estudio demuestra una técnica que podría conducir al desarrollo de órganos de reemplazo, proporcionando un antecedente a la capacidad de hacer crecer órganos funcionales al completo dentro del organismo a partir de células madre u otras células germinales.

Fuente:EuropaPress

No hay comentarios.: